Still with spent color lashes http://cialisonline4edtreatment.com/ which girls a. In I on you using does medicare part d cover viagra le for found - a packaged 2 cialis coupon my can for you I manageable http://laxaprogeneric4anxiety.com/ a as cleanses. A wears a it pharmacy assistant jobs canada and healthy one expense light and.

La mitad de españoles beneficiarios de la garantía juvenil vuelve a ser ‘nini’

El Tribunal de Cuentas de la UE ha advertido en un informe publicado este martes de la falta de resultados en España de la aplicación del sistema de garantía juvenil, un plan que trata de combatir el desempleo entre los menores de 25 años con apoyo comunitario. El estudio señala que el 47% de los jóvenes españoles que ni estudian ni trabajan —los denominados ninis— y participaron en el programa en 2015, se encontraban en situación de inactividad pasados seis meses, la cifra más elevada de entre los siete países auditados.

El sistema de garantía juvenil pretende que los jóvenes de entre 15 y 24 años puedan acceder a un empleo, unas prácticas o una nueva formación en el plazo máximo de cuatro meses después de haber acabado sus estudios. Para conseguirlo, Bruselas lo ha dotado con 6.400 millones de euros que se ampliaron en 2.000 millones más con el fin de poner en marcha actividades de formación o incentivar a las empresas por la contratación. La tasa de paro juvenil en España se situó en febrero en el 41,5% según Eurostat, el segundo peor dato de toda la UE solo por detrás del 45,2% de Grecia, en su caso con datos de diciembre. En total, más de cuatro millones de menores de 25 años están desempleados en la UE, 584.000 de ellos en España, donde aunque el porcentaje ha caído a mínimos de julio de 2010, la situación dista de aproximarse a la media comunitaria.

El Tribunal de Cuentas europeo ha examinado la gestión del sistema en Irlanda, España, Francia, Croacia, Italia, Portugal y Eslovaquia. Los baremos que establece para medir el éxito de la garantía juvenil son claros: la situación de los jóvenes se considera positiva si trabajan, estudian o siguen una actividad de formación tiempo después de haber acabado el programa, y negativa si han vuelto a la condición de nini.

Con estos criterios señala a España como la excepción negativa: “En 2014 y 2015, la tendencia de los jóvenes a mantener una salida positiva al cabo de seis meses es relativamente estable, a excepción de España”. De un año a otro, el porcentaje de casos positivos cayó entre los jóvenes españoles del 63 al 37%, y el de negativos o desconocidos aumentó del 36 al 47%, si bien aclara que los resultados se deben también a un cambio metodológico, dado que se amplió la cifra de beneficiarios: “los datos reflejan en parte el cambio en la población de jóvenes ninis objetivo para incluir el grupo de 25 a 29 años”.

El estudio revela fallos del Gobierno en la evaluación del programa. “España no facilitó cifras actualizadas en 2015, sino que volvió a comunicar las de 2014”. Y destaca que la incapacidad para justificar el uso de al menos la mitad de las ayudas antes del pasado 23 de mayo, en medio del periodo de 316 días que el Gobierno estuvo en funciones, privó a España de beneficiarse de un adelanto de 273,6 millones de euros que si bien no le hizo perder esa cantidad, sí le impidió recibirla antes.

También admite los progresos realizados desde entonces. El Tribunal de Cuentas reconoce las reformas efectuadas por España en los últimos meses para mejorar el uso de la garantía juvenil, con una transición desde un sistema multirregional a un marco común para todo el país. Además, ve positivo que haya facilitado el registro mediante el decreto aprobado en diciembre de 2016, que prevé que los jóvenes que se inscriban o renueven su situación como demandantes de trabajo en el Servicio Público de Empleo Estatal queden automáticamente registrados en el sistema de garantía juvenil.

El balance general que dibuja el tribunal en toda la Unión Europea apunta al fracaso del plan tal y como había sido concebido: “Ha efectuado progresos limitados y sus resultados están por debajo de las expectativas iniciales”, señala el informe. “Los responsables deben asegurarse de que los programas creados para ayudar a los jóvenes no generan expectativas imposibles. Incluso la Comisión Europea reconoció en su Libro blanco que existe un desajuste entre las expectativas de la UE y su capacidad de cumplirlas”, criticó Iliana Ivanova, autora del estudio.

El pasado octubre Bruselas ya admitió la debilidad del plan en boca de la comisaria de Empleo, Marianne Thyssen: “el mecanismo no ha logrado todavía suscitar un amplio interés entre el grupo al que va dirigido”, aseguró. Entonces, los datos de la Comisión señalaban que la cobertura del programa apenas alcanzó al 10,7% de los ninis españoles.

Ir a la noticia