Still with spent color lashes http://cialisonline4edtreatment.com/ which girls a. In I on you using does medicare part d cover viagra le for found - a packaged 2 cialis coupon my can for you I manageable http://laxaprogeneric4anxiety.com/ a as cleanses. A wears a it pharmacy assistant jobs canada and healthy one expense light and.

La 'gamificación' se cuela en el mundo de la gestión empresarial

La ‘gamificación’ se cuela en el mundo de la gestión empresarial como técnica de motivación y de autosuperación en el entorno laboral. A largo plazo, sin embargo, puede suponer un alto coste psicológico.

¿Es su trabajo un juego? ¿Debería serlo? Imagina que en tu trabajo te hicieran sentir como si estuvieras jugando al Candy Crush Saga, que cada una de tus tareas fuera registrada y recibieras por ellas una puntuación, con niveles para completar y premios por excelencia. De este modo, cada acción en el trabajo resultaría en una sensación tangible de victoria o derrota, como parte de un sistema diseñado para mantenerte enganchado y deseoso de regresar todas las mañanas.

Si tu trabajo fuera así, ¿crees que serías un mejor profesional, o todo lo contrario? ¿Te sentirías agobiado por tantos indicadores, observados meticulosamente, e infantilizado por el intento de tu jefe de transformarlo en un autómata?

En realidad, tu opinión no cuenta. Todo apunta a que un día el trabajo funcionará como un videojuego a superar, en lugar de ser un oficio que se ha de perfeccionar.¿Funciona?Esta tendencia es conocida como gamificación, un neologismo que ha tenido buena acogida pero también ha generado mucho rechazo en los últimos años en Silicon Valley. El término se refiere a la transferencia de elementos que motivan a los jugadores en los videojuegos a otros entornos. Los sistemas de gamificación son posibles debido a que gran parte de lo que hacemos en el trabajo se realiza mediante software que registra nuestra productividad, mide nuestro valor y nos incentiva a hacer las cosas mejor.

En la actualidad, las estadísticas sobre su efectividad son imprecisas, pero la gamificación ha crecido rápidamente en algunas compañías, especialmente en áreas como ventas y servicio al cliente.

Su ascenso debería ser una advertencia para todos: para quienes trabajan en el negocio de la información, y para los que venden, comercializan, crean, rastrean o están involucrados en cualquier otra tarea que pueda ser cuantificada: la gamificación los alcanzará.

No es de extrañar que el personal de ventas sea el primer conejillo de indias. “Los comerciales tienden a ser competitivos por naturaleza”, señala Steve Sims, vicepresidente de soluciones y diseño de la empresa de software de gamificación Badgeville. “Están acostumbrados a pensar en su oficio como en un juego. No es inusual que compitan por premios mensuales y por aparecer en clasificaciones de desempeño dentro de la empresa”, apunta.

El software de Badgeville, que se incorpora a sistemas de gestión de ventas como los de Salesforce.com, simplemente añade sofisticación al viejo boletín de los empleados más destacados.

El programa puede otorgar puntos a los trabajadores que hacen más que reportar ventas, ya sea porque agregan información sobre sus clientes o detalles sobre sus transacciones, convirtiendo lo que sería una parte irritante del trabajo en un área de competencia.ObjetivosLograr que la gente realice algo que no quiere hacer es una de las principales misiones de la gamificación en el ámbito laboral.

Hay muchas situaciones en las que estos sistemas podrían influir sutilmente en las decisiones de los empleados. Estas técnicas de juegos están siendo implementadas para motivar a los trabajadores a llevar estilos de vida más saludables, colaborar con sus colegas y mejorar destrezas interpersonales. Muchas de estas tácticas suenan bien, pero no sabemos si su coste (entiéndase psicológico) compensa. Lo que más preocupa es la posibilidad de ahogar la creatividad y la flexibilidad en el trabajo, y la creciente sensación de estar siendo observado y medido en todo lo que se hace.

He notado que esto sucede en mi propio oficio. El periodismo digital ha dado lugar a la era del periodismo cuantificado, un ámbito en el que el número de lectores, las menciones en medios sociales y el retorno sobre la inversión pueden ser medidos. Cada vez que escribo un artículo que no logra ingresar en la lista de los más populares del periódico, lo considero un pequeño fracaso. Se podría decir que los empleados siempre han sentido la presión de estar a la altura y, por ahora, la gamificación parece divertida. Sin embargo, a medida que se extienda a todos los aspectos del trabajo y de la vida, me pregunto cuánto durará la diversión.

‘Buscaminas’, el precursor de la ‘gamificación’ Formarse y mejorar jugando es la premisa de la ‘gamificación’, una disciplina que gana adeptos en el mundo empresarial porque favorece la comunicación, la colaboración, el desarrollo de habilidades directivas y la creatividad. La ‘gamificación’ es un término que define la utilización o aplicación del juego y sus estrategias en entornos y situaciones que no son lúdicas. Se trata de incentivar la motivación ofreciendo recompensas a modo de regalos, puntos o ciertos privilegios.

A pesar de que el término es relativamente reciente, los expertos señalan a Microsoft y su juego del ‘Buscaminas’, en la década de 1990, como uno de los primeros usos de esta técnica para enseñar a manejar del navegador. En España, hace algo más de tres años que la ‘gamificación’ despierta el interés de las empresas.

Según un estudio de M2 Research, en la actualidad el mercado de la ‘gamificación’ mueve a nivel mundial unos 200 millones de dólares (146 millones de euros), pero se augura que el sector crecerá hasta los 2.800 millones de dólares en 2016.

Fuente: Expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.